Desnaturalizar la violencia: SMO - Secretaría de la Mujer OaxaqueñaSecretaría de la Mujer Oaxaqueña
"2018, Año de la erradicación del Trabajo Infantil"
Secretaría de la Mujer Oaxaqueña
Siguenos: Facebook Twitter Youtube RSS

Desnaturalizar la violencia: SMO

14 de febrero, 2018
Comunicación Social
  • La Secretaría de la Mujer Oaxaqueña llama a la sociedad a cambiar paradigmas desde la familia.

Oaxaca de Juárez, Oax. 14 de febrero de 2018. La titular de la Secretaría de la Mujer Oaxaqueña (SMO), Ana Vásquez Colmenares, hace un llamado a evitar en el entorno inmediato -la familia- el fomento de actos y conductas tendientes a violentar.

Lo anterior, ante la desafortunada permisiva social de graves violaciones al derecho de vivir sin violencia que mujeres y niñas padecen todos los días.

La expresión última de una serie de creencias traducidas en conductas, donde las niñas y mujeres son cosificadas, desvalorizadas, discriminadas y abusadas es el feminicidio. Antes de este execrable acto suele haber una larga cadena de violencias que actualmente se tiende a ver como “normal”, pero no debe ser así la humillación, el grito, el insulto, el acoso, el golpe, el maltrato. Aunque sea común, no debe ser “normal” la violencia familiar, en el noviazgo.

De acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas (ONU), 6 de cada 10 mujeres en México, han sufrido al menos un incidente de violencia emocional, económica, física o sexual en algún punto de su vida, producto de la desigualdad estructural que ha persistido a través de la historia entre hombres y mujeres, y que aún hoy sigue lacerando.

Erradicar la violencia de género es el gran reto del sistema de procuración e impartición de justicia, pero es sobre todo es el gran reto de prevención y el gran reto de reeducación de mujeres y hombres, y sólo en la medida en que los asesinatos de mujeres no queden impunes, el mensaje de cero tolerancias será consistente.

Es preciso dejar de reírnos de los chistes misóginos que refuerzan los estereotipos denigrantes, desaprender a tolerar la discriminación, desaprender las palabras que juzgan y etiquetan, es decir: desnaturalizar la violencia, a través de un ejercicio constante, permanente de todas y todos.

El machismo, el patriarcado, la misoginia se transmite a través de su profunda estructura social desigual entre mujeres y hombres vía las canciones, en los chistes, en el lenguaje. Hacer un cambio de paradigma tal, lleva tiempo, persistencia y una socialización de gran magnitud, donde todos los sectores como los medios de comunicación, el sistema educativo, los gobiernos, las empresas, y los organismos de la sociedad civil son cruciales en este proceso.

En la SMO queda claro que no todo queda en campañas de prevención y concientización. Hay una parte institucional que es primordial para desnaturalizar la violencia. Es crucial la plena implementación de la transversalidad de la perspectiva de género en las políticas públicas.

Es básico hacer efectivo el derecho de las ciudadanas a contar con políticas de gobierno que atiendan sus problemáticas específicas sin reproducir patrones sexistas; que no refuercen solo su rol de madres y cuidadoras. Hay que instituir desde lo institucional el cambio de paradigmas.